25 mar. 2010

Historia del municipio de Velilla de Ebro

En la web oficial del ayuntamiento de Velilla de Ebro, encontramos una reseña de su historia, además de otros datos de interés a los que podemos acceder a través del siguiente enlace:

http://www.velilladeebro.es



Historia

Los primeros datos históricos de Velilla de Ebro los proporciona Ptolomeo cuando sitúa a Celse, que así se llamaba la antigua ciudad íbera, en el núcleo más al sur y en la parte izquierda del Ebro, de la región de los llergetes, cuya capital más conocida fue llerda, la actual Lérida.
Fue éste el centro principal de resistencia antirromana desde finales del siglo III antes de Cristo.
Las primeras emisiones monetarias de Celse datan del siglo II a. de C., y su cantidad, así como su difusión, nos dan una idea de la pujanza económica de esta ciudad ibérica, ya que el marco en el que se movió esta moneda alcanza zonas tales como los Pirineos, Navarra y la costa de Levante.
De todo el conjunto de emisiones monetarias que se han hallado en las excavaciones arqueológicas que el profesor Don Miguel Beltrán ha dirigido en Velilla de Ebro, destacan por su curiosidad las denominadas "bilingües", que se caracterizan por llevar un doble letrero en signos ibéricos y en latín. Esto da pie a pensar que se acuñaron en un periodo que va desde el final de la antigua Celse hasta la fundación definitiva de la nueva colonia por Roma. La segunda fase de la historia de esta ciudad comienza cuando esta zona es invadida por el Imperio Romano.

Sobre el sitio que ocupó la antigua ciudad ibérica, se levantó lo que sería la primera colonia romana en la valle medio del río Ebro. Aunque César ya tenía planes sobre esta asentamiento, su muerte le impidió llevar a cabo su proyecto, y fue Lépido quien en el año 44 a. de C. fundó esta colonia, cuyo primer nombre, según consta en las monedas fue el de Colonia Victrix Lulia Lépida. Cuando lépido cae en desgracia en el año 36 a. de C., y según nos vuelven a mostrar las monedas, pasa a llamarse Colonia Victrix lulia Celsa, recuperando su antiguo nombre íbero.
A finales del emperador Claudio o en los principios de Nerón, sobre los años 52-55 de nuestra era, esta ciudad es abandonada definitivamente ante el auge de la nueva colonia Caesaraugusta, Zaragoza.
Todos estos datos históricos, así como la forma de vida que tenían los habitantes de esta ciudad desde su nacimiento hasta su muerte, se pueden testimoniar en un museo monográfico que se construyó cerca del yacimiento arqueológico en 1.997.

Pero la vida apenas si se interrumpió en esta zona, ya que algún núcleo de población se debió de instalar en el sitio que actualmente ocupa Velilla de Ebro.
Algunos cronistas señalan la existencia de catacumbas donde se escondieron los primeros cristianos ante las persecuciones romanas, y esto lo demuestra el hecho de que se han encontrado restos de arquitectura paleocristiana.
Esos mismos cronistas también la sitúan en tiempos de los godos, al contar la leyenda de nuestra famosa campana del milagro.
Desde el siglo VIII hasta el 1.141 estuvo dominada por los árabes. En este año fue reconquistada por Ramón Berenguer IV junto con Pina..
Auger es el nombre de un caballero franco que había prestado mucha ayuda en la conquista de este territorio, y fue el primer tenente que se conoce.
Otros muchos personajes disfrutaron de esta tenencia, ya que el propietario seguía siendo el rey, hasta que a mitad del siglo XIV fue vendida a Lope de Luna. En esta familia permaneció hasta que en 1.430, Alfonso V la confiscó junto con todos sus bienes al Conde de Luna como castigo a su rebelión.
En 1.431 se constituye la baronía de Quinto junto con Gelsa y Velilla. Poco después fue vendida a Juan de Funes, hasta que Juan II de Aragón dio el lugar a Juan de Villalpando, su consejero y mayordomo. Finalmente fue incorporada al marquesado de Osera.