25 mar. 2010

Historia de Villarroya de la Sierra

En la web oficial del Ayuntamiento de Villarroya de la Sierra encontramos amplia información sobre su historia a la que podemos acceder a través del siguiente enlace:


http://www.villarroyadelasierra.es/



Historia


VILLARROYA, la villa roya o rojiza por el color dominante del terreno, al pie de la Sierra de la Virgen dentro del sistema Ibérico, es una población aragonesa perteneciente a la antigua Comunidad y actual Comarca de Calatayud, al Oeste de la provincia de Zaragoza, distando 90 km. de la capital.
Cuenta en la actualidad con unos 750 habitantes, distribuyéndose el caserío en suave declive orientado al Sur hacia el río Ribota, quedando atravesada en su parte baja por la Carretera Nacional 234.
El término municipal ofrece la rica variedad de contrastes propios del clima mediterráneo-continental, de fríos inviernos con abundantes días soleados, y veranos calurosos de noches frescas y estrelladas, yendo su paisaje desde la frondosa vega del Ribota hasta los poblados pinares y carrascales de la Sierra de la Virgen, con altitudes que oscilan entre los 700 m y 1420 m, encontrándose la mayoría de la tierra de cultivo en producción.
Pero esta imagen dista de la de tiempos remotos en los que cabría imaginar un terreno totalmente cubierto de espesa vegetación, con aprovechamiento, si cabe, de las mejores tierras de cultivo junto a las riberas de ríos y hondonadas en las que se dejarían oír los rebaños de los antiguos pobladores.

Sin que se haya realizado una prospección sistemática arqueológico-histórica para el término municipal, los vestigios más antiguos corresponden a época celtíbera, los celtas asentados en tierras de Iberia o sistema Ibérico, encuadrándose dentro de la tribu de los Lusones con capital en la Bílbilis prerromana, más pacíficos que sus vecinos Belos de Ségeda (Belmonte-Mara) y Arévacos Numantinos, arrasadas estas dos por los ejércitos romanos en el siglo II a. de C.

Castillo de Villarroya

La comunicación más directa entre estas antiguas ciudades lo es siguiendo el valle del río Ribota, de discurso topográficamente cómodo, y con restos arqueológicos, aunque de época romana, que lo atestiguan como el puente-acueducto de la vecina Cervera de la Cañada, o la villa y alfar (activo en época Imperial, entre los siglos I-III d. de C.) en la propia Villarroya de la Sierra, entre otros.
Con esto, cabe pensar que la zona estuvo poblada desde muy antiguo, sujeta a los sucesivos avatares históricos, en período de declive y por tanto menos conocido, a partir del siglo III hasta la invasión musulmana del S. VIII.